la fe

Desate la fe en la atmósfera

Este es un extracto del blog de Jane Hansen Hoyt. Visite La roca de nuestra salvación para leer el blog completo.

En Cristo, la Roca firme estoy. ¡Qué gran verdad! Aplica a toda área de la vida. No solo en lo político o gubernamental. Significa que cada día de nuestra vida podemos vivirlo en paz. Podemos apoyarnos en el poder del nombre de Jesús. Él es la roca firme. Dios envió a su Hijo para mostrarnos el camino.

Sonrío cuando pienso en Él en el barco, en medio de la tormenta en el Mar de Galilea. Sus discípulos estaban con él y se preocuparon y tuvieron miedo al llenarse de agua el barco. ¡Yo pienso que nadie puede dormirse en medio de una tormenta! ¿Quién hace semejante cosa? ¡Jesús lo hizo! Las palabras de los discípulos claramente indicaban que se sentían desprotegidos porque las olas azotaban el barco. “¡Maestro! ¿Acaso no te importa que estamos por naufragar? Jesús se levantó y reprendió al viento, y dijo a las aguas: «¡Silencio! ¡A callar!» Y el viento se calmó, y todo quedó en completa calma.” Luego, dijo las palabras que deben haber estremecido su mundo, “«¿Por qué tienen tanto miedo? ¿Cómo es que no tienen fe?»” (Mr. 5:35-41) Jesús iguala el temor a no tener fe.

Aglow es un cuerpo de creyentes llenos de fe… firmes en su lugar… en todo el mundo. Hemos sido puestos allí por Dios para hablar en fe a la atmósfera.

SABEMOS QUE A ÉL LE IMPORTA. SABEMOS QUE ÉL ESTÁ ENTERADO DE LAS OLAS QUE AMENAZAN CON SUPERARNOS. PERO ÉL NOS DICE ESAS MISMAS PALABRAS A NOSOTROS. “¿POR QUÉ TIENEN TANTO MIEDO?” Nada puede deshacer ni estorbar Su plan. Él está atento a que nosotros nos paremos en fe, lo hablemos… traigamos el Cielo a al tierra… en toda situación.

Mire hacia arriba

¡Mire hacia arriba!

Esta es una publicación reciente de Jane Hansen Hoyt en Facebook

Vivimos en un día en el que lo que vemos y oímos deben ser herramientas del Reino Celestial. A veces se nos requerirá tomar decisiones en un parpadeo. No podemos depender del razonamiento, sino de lo que nuestros ojos y oídos nos han enseñado de cómo obra el Cielo.

Es interesante notar que cuando el ciego fue sanado en Betsaida y él abrió sus ojos, él vio hombres como árboles, caminando. Pero entonces, Jesús puso Sus manos sobre sus ojos otra vez y LO HIZO VER HACIA ARRIBA (en la versión en inglés). ¡Allí fue cuando él fue restaurado y ya vio a todos con claridad!

¿Quiere usted ver claramente? Desde la perspectiva del cielo, necesitamos ver hacia arriba. Es al ver las cosas desde una perspectiva hacia arriba que podemos comenzar a caminar con esa perspectiva ascendente.

  • Jesús le puso otra vez las manos sobre los ojos, y el ciego recobró la vista y pudo ver a todos de lejos y con claridad. Marcos 8:25
  • Pongan la mira en las cosas del cielo, y no en las de la tierra. Colosenses 3:2
  • Elevo mis ojos a los montes; ¿de dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene del Señor, creador del cielo y de la tierra. Salmos 121:1-2
  • ¡No sabemos qué hacer, y por eso volvemos a ti nuestra mirada! 2 Crónicas 20:12
  • ¡Señor, quiero ver con claridad! No me dejaré distraer por las cosas del mundo que me rodea. Mantendré mis ojos, mis oídos y mi corazón dirigidos totalmente hacia Ti. Tomaré decisiones desde la perspectiva del Cielo y viviré en Tu llamado ascendente.